¿Cómo Me Doy Caprichos Ganando Menos de 600€?

Ayer por la noche antes de ir a dormir estuve leyendo los mensajes que me dejáis en Facebook. En uno de los mensajes, una chica llamada Sara, me decía lo siguiente:

Te llevo leyendo desde hace tiempo y me gusta mucho tu blog pero chica, no te lo tomes a mal, pero no sé como puedes permitirte todos los caprichos que te das, cuando acabas de salir de la deuda en la que te dejó tu ex y no tienes trabajo fijo.
Bueno Sara, no me lo tomo a mal. Es más, tu comentario es perfectamente válido. No eres la primera que me lo dice. Así que mañana voy a escribir sobre ello en el blog y aplazaré la entrada que tenía pensado publicar.

No tengo trabajo propiamente dicho. Debido a la depresión y ansiedad, regalo de mi último trabajo, me da un ataque de pánico cada vez que pienso en ir a una entrevista de trabajo. No exagero.

Por lo tanto vivo de este blog y a día de hoy no llego a los 600€ de media al mes.

He de aclarar antes de nada que no pago hipoteca ni alquiler.

¿Dónde está el truco?

Puesto que hoy es mañana, os voy a contar mi truco para darme mis caprichos con este sueldazo.

Mi truco es…. a ver esos tambores…

Establecer un presupuesto

¿Nada nuevo verdad? Lo siento, pero para ciertas cosas no hay milagros.

¿Cuántas veces has leído los mismos trucos para ahorrar una y otra vez?

Como el de hacer una lista de la compra.

¿Y cuantas veces has pensado algo de lo siguiente?

  • No funciona, es estúpido
  • Me da pereza
  • No es para mi, es para otras personas
  • Me acuerdo de lo que quiero comprar

Puedes añadir tu excusa particular a esta lista. Todos tenemos nuestra excusa. La mía era una mezcla de las cuatro anteriores.

Este es el momento en el que tienes que elegir:

¿Quiero ahorrar realmente?

La mayoría diréis SIIIII. Claro, ¿quién no quiere ahorrar?

Permíteme replantear la pregunta:

¿Quiero ahorrar realmente aunque suponga un esfuerzo?

Este es el momento en el que he perdido el 90% de los lectores de esta entrada. Adiós chicos! Hasta la próxima entrada.

Es así de sencillo. Las cosas no suceden milagrosamente y vas a tener que poner de tu parte. Así que sigue leyendo solo si quieres planteártelo en serio. Si no, ¿para qué vas a perder el tiempo?

¿Cómo funciona lo del presupuesto?

¿Cómo Puedo Suscribirme a Cajas Mensuales Ganando Menos de 600€?

Estos son los pasos principales:

Establece una meta

Tu éxito a la hora de ahorrar tiene que ver con tu meta absolutamente.

Si decides que quieres ahorrar por ahorrar, te saltarás tu presupuesto a la mínima y gastarás por gastar.

¿Para qué es el dinero que quieres?

  • Unas vacaciones
  • La carrera de tus hijos
  • Un coche nuevo
  • La jubilación
  • Un regalo
  • Realizar una inversión financiera
  • Un robot de cocina
  • Vivir más desahogadamente
  • Apuntarme a Birchbox o a Degustabox

Tu meta puede ser tan ambiciosa como quieras. Es tu meta y nadie va a juzgarla.

Puedes tener varias metas.

Saber cual es tu meta te va a permitir saber cuanto dinero necesitas ahorrar y si necesitas sacrificar alguno de tus gastos habituales.

En estos momentos te estarán asaltando mil excusas por tu mente. La más común puede que sea:

No soy pobre, ¿para qué preocuparme por eso?

Es muy posible que lo pensemos aunque nuestro sueldo sea de lo más ajustado.

Mi cerebro salta a un placentero estado de olvido y negación cuando doy con un tema que se plantea un futuro de incertidumbre.

Si esto te pasa también, tienes 2 opciones: enfrentarte a ello de una vez por todas o seguir fingiendo que no te preocupa y que tienes todo el tiempo del mundo para planteártelo.

Compara Ingresos frente a Gastos

Antes sabía muy bien lo que ganaba pero no tenía ni idea de donde se iba el dinero. Tenía una idea general, por supuesto, pero si no tienes un objetivo claro te da igual que te sobren 30€ o 300€ al mes.

Hasta que los números no empiezan a salir rojos nos da igual.

Puede que este paso te parezca estúpido pero no te vale con saber como van las cosas en sentido general. Implícate en lo que estás haciendo y hazlo bien.

Saca tu libreta de ahorros y mira los 3 últimos meses. ¿Cuánto has ingresado y gastado? Haz una media con el resultado de los 3 meses.

¿Te ha sobrado o no? Si has gastado más de lo que has ganado y estás viviendo de ahorros es el momento de hacer algo.

Contrasta el dinero que necesitas para conseguir tu meta de arriba con el dinero que tienes disponible a final de cada mes.

Hora de los Sacrificios:

Dependiendo del dinero que necesites para conseguir tu meta y de lo que consigas tener a fin de mes, necesitarás hacer más o menos cambios en tu forma de gastar dinero.

¿Cómo ahorrar dinero fácilmente?

formas-ahorrar

A continuación tienes 10 formas de ahorrar que he incorporado a mi vida. Son muy sencillas y efectivas, al menos para mi. Por eso os animo a probarlas.

1. Planea tus comidas con antelación

Sí, es un rollo. Esta es una de las cosas que recomiendan en todas partes. También es lo primero que nos saltamos alegremente.

Hacer un menú semanal es como quitarle gracia a la cosa. Y si un día tengo planeado verduras y quiero una pizza? No me permite experimentar.

Sí, puedes poner todas las excusas que quieras pero seguro que los beneficios exceden a todas las excusas. Visualiza esto:

Tú, mirando el interior de la nevera, con cara de hastío y preguntándote: ¿qué hago de cena?
Mmmmm, puedo hacer una ensalada con el maiz que me sobró la semana pasada.
Cawen, ¿y todo eso blanco que hay en el maíz? Ale, a la basura.
¿Solo quedan 2 hojas de lechuga?

No es demasiado exagerado, verdad? A mi me ha pasado. Más de una vez.

Cuando no planeamos lo que comemos, los alimentos se nos caducan y/o se ponen malos. Comemos lo que nos apetece en el momento (si tenemos los ingredientes). No llevamos una dieta balanceada, eso lleva demasiado trabajo y ¿a quien le apetece comer verduras?

Una de las cosas que me gustaba de ponerme a dieta, además de adelgazar, era que no tenía que pensar que iba a comer. Te ajustas a tu menú y te olvidas. Ni siquiera es necesario que hagas menúes todas las semanas. Hazte un menú para 2 semanas si quieres que sea más variado y lo repites para siempre o hasta que te canses de algun plato.

2. Haz la maldita lista de la compra

¡Qué empeño con la lista de la compra! Bueno, ya que has hecho un menú, simplemente haz la lista con los ingredientes que necesitarás para toda la semana.

Cuando vayas a comprar no te pasees por todos los pasillos. Vete directamente a pillar lo que tienes en la lista sin entretenerte.

Hacer la lista de la compra tiene estos beneficios principales:

  1. Por un lado te va a forzar a planear la comida con antelación.
  2. Ahorras tiempo en el supermercado
  3. No compras por compulsión
  4. No tienes la despensa llena de cosas que al final no usas

3. Lo casero es más barato

Siempre es más sano cocinarlo tú en vez de comprarlo. Los ingredientes suelen ser más baratos y te evitas conservantes y guarrificantes.

En vez de comprar una tarta por 15€ en la pastelería puedes hacer una tarta en casa. Si no te animas a experimentar con el horno, al menos compra la base del bizcocho en el supermercado y rellénalo tú misma.

Únete a la Ecolimpieza. No solo es más sano para tu familia, si no que a la larga ahorrarás un montón en limpiadores.

No hay ninguna razón para pagar los precios exorbitantes de los limpiadores. Compra una botella de vinagre de limpieza y úsalo para limpiar ventanas, encimeras y la mayoría de las superficies.

4. Compra a lo grande

¿Tienes un menú al que te ajustas más o menos? Imagina que una vez a la semana comes macarrones a la boloñesa. Cuando veas una buena oferta en el super de pasta o tomate frito aprovecha para comprar para varios meses.

Tienes la tranquilidad de que no te va a caducar porque lo comes a menudo y te ahorrarás un montón de euros.

Anota en un papel lo que cuesta lo que sueles comprar y así cuando veas una oferta sabrás si merece la pena o no. Este paso no es sobre cuando rebajan algo 1 céntimo, si no cuando hay ofertas 3×2 o la segunda unidad a mitad de precio.

5. Compra semanal

Compra una vez a la semana y olvídate para el resto de la semana. Escoge los sitios donde te salga más barato sin descuidar la calidad.

Acostúmbrate a comprar en 2 o 3 sitios todos los sábados, por ejemplo. Si vas pronto podrás acabar en menos de 2 horas.

Cuando llegues a casa no lo dejes tirado todo en la nevera. Haz paquetitos para cada comida y mételos en el congelador. Esto te ayudará a sabes lo que tienes y a hacer la lista de la prósima semana.

6. Gasta lo que ya tengas.

Mira los tesoros que ya tienes en tu despensa. Tira los que ya hayan caducado. Haz una lista con lo que tienes y piensa en formas de gastarlos. Sé creativa.

El otro día tiré unas cuantas bolsas llenas de cosas que me habían caducado. Hace ya tiempo que me ajusto a un menú y apenas me lo salto. El otro día me di cuenta que tenía un montón de cosas que me habían caducado y muchas de ellas ni siquiera las había abierto. Es lo que pasa cuando compras por compulsión.

7. Ley del próximo día

Hace unos meses me volví adicta a Aliexpress. Ese sitio tiene demasiadas ofertas y muchas cosas chulas. Y es tan fácil comprar por internet… Ya puedes pagar en la mayoría de los sitios con Paypal o simplemente puedes guardar la tarjeta en la tienda online y comprar con solo un click. Esto tiene demasiado peligro para personas con el bolsillo roto como yo.

Así que decidí no guardar la tarjeta en ningún sitio online por muy seguro que fuera.

Normalmente reviso las ofertas de Aliexpress tirada en la cama. Así que cuando me interesaba algo, lo guardaba en el carrito de la compra y llegado el momento de comprarlo me tenía que levantar a por la dichosa tarjeta.

En mi pereza infinita esto se traducía en: Ufff! Mañana lo compro!

Como resultado, la mayoría de las veces al día siguiente no terminaba la compra porque me daba cuenta de que realmente no lo necesitaba o porque encontraba otra oferta mejor o vete tú a saber.

Así que al final se ha convertido en una de mis normas para todo tipo de compras, no solo en internet. Cuando quiero comprar algo me espero al menos un día y si al día siguiente tengo dudas, lo vuelvo a retrasar un día más.

8. No pagues por comer o beber fuera de casa

¿Cuánto te dejas en café y otras bebidas en las cafeterías? A nada que te tomes un par de cafés y algún refresco al día te estás dejando 6 euros al día. Si trabajas fuera de casa gastarás más. Acostúmbrate a llevarte un termo con tu café o un de esos vasos térmicos que te mantienen calentitas las bebidas.

Ten cuidado con las bebidas que compras en el trabajo o en la estación de tren. Si sueles comprar a menudo agua o refrescos fuera, cambia el hábito y llévatelo de casa. Ahorrarás muchísimo porque suelen salir por un ojo de la cara.

9. Dinero físico y concreto

Comprendemos perfectamente que el dinero está en el banco y que si lo gastamos se acaba. Pero para nosotros ese dinero en el banco es algo abstracto.

Podemos decidir gastar 10 euros a la semana en lo que queramos. Muy posiblemente nos pasaremos de esa cifra.

Ahora bien, si sacamos esos 10 euros del banco, lo guardamos en casa y nos decimos que esos son los 10 euros que nos podemos gastar en esa semana, el dinero pasa a ser algo físico y concreto.

Y seremos más conscientes de que si se acaba no queda nada. Por supuesto que podemos ir al banco y sacar más. Pero de este modo eres más consciente de lo que gastas y ahorras.

De hecho uno de los métodos más famosos para ahorrar es el de los sobres. Puedes hacer sobres para comida, ropa, caprichos, …

En cada sobre metes el dinero que te quieres gastar. No puedes salirte de ese dinero, así que compras con más sensatez y cuidado.

10. Ahorra en los gastos fijos de la casa

Cuando contratamos el gas, teléfono, electricidad, … se nos da una tarifa que nunca baja, si acaso se encarece. Sin embargo, si miras en las páginas de estas compañías te darás cuenta de que actualmente lo están ofertando más barato que cuando lo contrataste.

Para ahorrar en los gastos mensuales negocia mejores precios o simplemente cámbiate a una empresa más barata. Revisa una vez al año este tipo de gastos y consíguelos al mejor precio. Me ahorré 100€ simplemente con este paso.

En resumen, tengo caprichos pero miro muy bien en que gasto el dinero. Me encanta probar cosas nuevas, así que apuntarme a las cajas de suscripción me permite probar productos nuevos a un precio más barato. Es mi capricho. No voy a cafeterías. Apenas compro ropa. Ya no indago por los pasillos del super ni hago compras compulsivas. Me permito gastarme 50 euros en mis cosas al mes y parte de ese dinero acaba en las cajas de suscripción.

¿Sabes qué es lo mejor de todo?

Que al final no hay tantos sacrificios como me pensaba. Simplemente decido donde gastar el dinero y no hay agujeros negros donde este desaparece y nadie sabe en qué.

Ajustar un presupuesto no solo es para gente pobre sin recursos que necesita mirar muy bien que es lo que gasta.

Aunque no lo creas, son las personas con más poder económico los que viven con un presupuesto. Precisamente por saber controlar el dinero tienen más éxito ahorrando.

Me encantaría saber cuales son tus trucos para ahorrar dinero. Así podría publicarlos en tu nombre para ayudar a más gente.




  • Soy una adicta a las compras por internet que cree que toda mujer merece verse y sentirse bien – sin importar su presupuesto! Puedes contactar con ella por Facebook y Google+.

    Comentarios Facebook (0)

    Comentarios Qte (0)

    Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

        Deja tu opinión

        Registrar una cuenta nueva
        Rehacer contraseña

        Notificaciones Qte


        Descarga la plantilla de gastos mensuales

        • · Hazte socio de Qte
        • · Entérate de lo último en publicarse
        • · Artículos exclusivos para socios

        ¿Dónde te la envío?


        Nombre

        Email

        Has Conseguido

         

        Apuntarte !!